Pepito Grillo, el nuevo «Super Star».

Pepito Grillo, el nuevo «Super Star».


Esta semana hemos tenido la cuarta webinar de Human Age Institute, donde hemos hablado de la aceleración del aprendizaje en esta nueva era, en este nuevo future of work. Qué duda cabe que las cinco tendencias y las cinco virtudes del futuro del empleo , tras la situación que nos ha tocado vivir, han venido para quedarse. Skills revolution, o la revolución de las competencias, es una de ellas puesto que ya nadie cuestionamos que en un mundo cambiante y dinámico, emerge la necesidad de que las personas non convirtamos en auténticos “pepitos grillos” , que cuestionemos el entorno y las situaciones que vivimos en nuestras organizaciones, de manera permanente , retando a nuestros colegas, a nuestros líderes, a nuestra organización, día a día,  provocando  permanentemente la curiosidad por aprender, cuestionándonos todo, para encontrar respuestas a nuevas preguntas en este mundo incierto y desarrollando esas nuevas competencias que lo faciliten.

No olvidemos que aquellos de nosotros y de nuestros equipos que tengan las habilidades adecuadas serán los que podrán elegir cómo, dónde y cuándo trabajar, mientras que aquellos con escasas habilidades quedarán fuera del mercado de manera inmediata. Por este motivo, si queremos tener un ecosistema sostenible, los líderes de las organizaciones tenemos la responsabilidad de facilitar el entorno para que las personas puedan desarrollar su empleabilidad y mantenerse también empleables a lo largo de toda la vida.

Pero  antes de ser un pepito grillo para los demás y  desarrollar competencias para dar respuesta al entorno hoy y a lo largo de toda nuestra vida, que no nos quepa duda, que el primer paso comienza por buscar ese pepito grillo en nosotros mismos, pues la  primera transformación ha de ser la nuestra propia, y que sucede  cuando nos cuestionamos y nos preguntamos, ¿Y si…?  Y reconocemos y aceptamos  lo que vemos en nosotros mismos, lo que somos, y a partir de ahí estamos dispuestos a revisar y actualizar nuestras creencias limitantes, que nos impiden el crecimiento, nuestros pensamientos y juicios, reestructurándolos con una mirada diferente, desde otros patrones y perspectivas.  Como dice Brené Brown en su libro Dare to lead ,«nuestro ego hará casi cualquier cosa para evitarnos, o para minimizar, la incomodidad asociada a sentirse vulnerable o ser curioso, ya que eso es demasiado arriesgado. ¿Qué pasa si aprendo algo desagradable o desagradable sobre mí? ¿Qué pensará la gente?», Si queremos ser empleables hoy y a futuro,  no nos queda otra, o “renovar o morir.”

Las organizaciones y los directores de recursos humanos hemos de analizar y revisar, por tanto, cómo vamos a promover entornos para que puedan desarrollarse nuevas competencias, y sobre todo entornos donde ser permita la vulnerabilidad para aprender cómo sacar del interior de cada uno  ese pepito grillo que todos llevamos dentro, sin miedo a la represalia, sin juicios ni vergüenzas sobre lo que dirán de nosotros.

Además de esta tan necesaria “revolución individual”, los líderes y directores de recursos humanos debemos promover una “revolución organizacional”, es decir, asegurar que ese aprendizaje se extiende a toda la organización y, además, que la organización aprende como sistema en su conjunto. Como bien dice Senge, «la capacidad de aprender con mayor rapidez que los competidores será la única ventaja competitiva sostenible». El autor nos señala cinco  disciplinas que debemos poner en práctica, sin las cuales una empresa no será capaz de sobrevivir al entorno

  • ejercer el dominio personal
  • revisar y actualizar nuestros modelos mentales
  • la capacidad de impulsar el aprendizaje en equipo y colaborativo
  • trabajar por una visión compartida
  • tener un pensamiento sistémico.

Detallo en mi libro ·Organizaciones Nº5 con más profundidad qué significan realmente, qué relevancia  tiene cada una de ellas y cuan de críticas son las 5  virtudes del future of work- la humildad, la honestidad, el amor, la pasión y la valentía- en el buen aterrizaje de iniciativas ligadas a cada  una de estas  cinco disciplinas y hoy no quería dejar de mencionarlas y sugerirte que te adentres en cada una de ellas. Soy una convencida de que como líderes de cualquier función, hemos de reflexionar sobre el papel que estamos ejerciendo en nuestras organizaciones para impulsar de verdad ese  modelo de aprendizaje organizacional, más allá de las nuevas metodologías (que también), para asegurar asi  que somos una organización que de verdad aprende y se sobrepone al entorno de manera inteligente.

En definitiva, para acelerar nuestra recuperación en nuestras organizaciones de  hoy,  y también para prepararnos al empleo del futuro y ser empleables a largo plazo en entornos continuamente cambiantes, , necesitamos que tanto nosotros –como personas que trabajamos en una organización, o como directores de recursos humanos e impulsores de iniciativas– como nuestras propias organizaciones –que son parte del ecosistema– saquemos como estrella invitada a nuestro pepito grillo. Solo él nos puede ayudar a cuestionar el status quo, a tener una actitud permanente de aprendizaje, en primer lugar sobre nosotros mismos y, posteriormente, sobre nuestro entorno, desarrollando asi  todas las competencias necesarias y transversales a todo puesto y empleo, puesto que el aprendizaje deja de ser cosa de niños para ser cosa de todos.

The Woman Touch

The Woman Touch

Hoy es un día especial para muchas mujeres, y para toda ellas va mi “Sunday post.”

Han pasado muchos años afortunadamente desde que la sociedad sólo ofrecía a las mujeres la función de ser madre y cuidar de la familia, y así lo hicieron, dejando sin duda alguna su alma en este importante propósito. Pero hoy quiero hablar especialmente de las mujeres y madres del ayer, que desafiando lo establecido, se erigieron en mujeres de referencia para su época, por que decidieron encontrar el espacio para dejar su huella en otros campos de la sociedad, que sin duda nos han ayudado a los que hemos venido detrás a vivir en una sociedad más avanzada y de las mujeres y madres de hoy que gracias a ese avance social, hoy dejan su huella en el ámbito familiar y también en el ámbito profesional, liderando proyectos, personas, responsabilidades día a día…

Hoy el mundo ha evolucionado y las oportunidades de que la mujer pueda por tanto contribuir y dejar un legado en su familia y en otros ámbitos de la vida, es ya una realidad.

Una realidad necesaria, si tenemos en cuenta las tendencias del futuro del empleo, en particular la que llamamos “Ecosistemas híbridos de Talento”, donde la diversidad e inclusión de tod@s, hombres y mujeres, centenials y baby boomers, se va a convertir cada vez más en un catalizador necesario para ser empresas sostenibles a largo plazo, para ser empresas que juegan un “juego infinito”, como dice Simon Sinek.

Creo que hemos avanzado camino en este siglo y en estos últimos años, ¡sin duda! Pero también creo que tenemos que seguir haciéndolo, especialmente hoy en el entorno de crisis en el que estamos y donde precisamente lo que necesitamos es poder tener diversidad de mindsets, de competencias y habilidades, de preguntas, de respuestas, para que teniendo en cuenta todo ello seamos capaces de, como me gusta decir, de lograr la mejor “fragancia” y tomar la decisión más acertada para nuestra sostenibilidad como organización. Una sostenibilidad que hay que entenderla como una verdadera aportación de valor a todo nuestro ecosistema.

Necesitamos seguir avanzando, porque no sólo se trata de abrir las puertas a la diversidad de todo tipo, sino de abrazar con humildad el hecho de que precisamente será la diversidad en sentido amplio, la que nos hará ser sostenibles. La humildad, es sin duda una virtud más necesaria que nunca en este nuevo future of work.

Yo me siento afortunada de haber tenido y de tener hoy la oportunidad de trabajar con grandes profesionales, hombres y mujeres cuyas valiosísimas aportaciones han contribuido a ser lo que somos hoy. Pero hoy quiero agradecer su contribución especialmente a las super-mamás de todas las organizaciones grandes y pequeñas y de cualquier sector ,que además de este importante rol , se dejan el alma más allá de sus familias, y de las que me maravillan muchas cosas; su continuo compromiso para dar lo mejor de sí mismas, sus tan valiosas skills, tan importantes hoy en día; resiliencia, capacidad de organización, disciplina, paciencia, flexibilidad, capacidad para generar vínculos con otros, para comprender al ser humano, y capacidad de liderar con el ejemplo especialmente, dos grandes virtudes tan importantes en este nuevo futuro del empleo; Amor, si, lo digo bien, Amor, en un sentido amplio, entendido como empatía en acción, y Valentía, conocida como la “virtud del desapego”, como bien la llama Jose Antonio Marina la virtud más importante para poder salir de nuestras zonas de confort para seguir creciendo.

Como madre de familia numerosa, que compagino esta bonita responsabilidad con mi responsabilidad como líder de un proyecto tan bonito como es el que tengo la suerte de liderar, entiendo lo que significa hacer lo posible por dar lo mejor de uno mismo en las dos facetas, y entiendo seguramente el sentimiento que surge cuando el listón nos lo hemos puesto a tal altura que tal vez ya desde el principio sea difícil de alcanzar. Pero hoy es el día de dejarnos querer, de recibir, de nutrirse y también de agradecer enormemente a aquellos que están muy cerca, el apoyo que nos ofrecen, día a día, para poder así dejar la mejor huella impulsando nuestro propósito familiar y profesional.

A tod@s, sin duda alguna, ¡GRACIAS!

¿Estamos Preparados para ser Irresistibles?

¿Estamos Preparados para ser Irresistibles?

Como solemos decir, la vida es lo que sucede mientras tu diseñas tus planes. Y así ha sucedido.

El mundo nos ha cambiado de arriba abajo, en nuestro plano personal y profesional, nos creíamos infalibles, y hemos visto que no es verdad. De nuevo un himno a la “humildad”.

En este nuevo contexto, donde desgraciadamente subirá nuestra tasa de desempleo como sucedió tras nuestra última crisis del 2008, como organizaciones, tal vez caigamos en la falsa creencia de pensar que trabajar el employer branding para ser y seguir siendo una compañía admirada en nuestras respectivas industrias, dejará de ser una prioridad. Craso error. Nuestra marca, es y seguirá siendo un “catalizador de afectos”, y por ello tenemos la responsabilidad y por qué no, una nueva oportunidad para hacer de nuestra marca el mejor catalizador de afectos posible para seguir siendo una marca irresistible. Quiero haceros un par de reflexiones del por qué.

En primer lugar, la necesidad de seguir encontrando el talento que necesitamos, y especialmente en este contexto de reestructuración y recuperación, va a ser más importante si cabe, y no nos confundamos pensando que tener alta tasa de desempleo, equivale a tener una alta tasa de talento disponible. Gran paradoja. No hace falta deciros que el mundo cambia y seguirá cambiando vertiginosamente, y nuevas “pandemias” de otra índole, y no necesariamente sanitarias, llegarán sin duda y nos sorprenderán de nuevo. Y en cada uno de esos contextos, como nos sucederá ahora, habremos de revisar cual es el talento que más necesitamos, cuáles son las habilidades, conocimientos, y sobre todo actitudes y valores que necesitamos reforzar especialmente en cada momento, y además hacerlo de manera rápida, porque si algo ha venido también para quedarse, es el concepto de agilidad e inmediatez. Y por este motivo, con total seguridad, aunque con menos intensidad que hacer unos meses, deberemos ir al mercado, navegar en él de la mejor manera para buscar y encontrar nuevo talento, el talento que necesitamos y no otro.

En segundo lugar, pensemos que ser una compañía preferida trabajar, una empresa imán del talento, una empresa irresistible, una empresa top, también implica pensar en el corto y en el largo plazo, implica darse cuenta, que lo que hoy vamos a sembrar y la huella que vamos a dejar como organización en todas las decisiones y acciones que emprendamos no en el “que” sino en el “cómo” lo vamos a hacer, es lo que nos definirá hoy y también a futuro.

Seremos por tanto compañías atractivas, no aquellas que hayamos hecho “muchas cosas “este tiempo sino aquellas que verdaderamente hayamos dejado la mejor huella posible en estos momentos, aquellas que nos hayamos diferenciado todo este tiempo por el “cómo” y no sólo por el “que”.

Y en ese “cómo”, nos distinguiremos si hemos sido lo suficientemente valientes para ser el pepito grillo de nuestras organizaciones, atreviéndonos a ser influencers de nuestros CEOS para que se revisen valores y virtudes ya absolutamente fundamentales en esta nueva etapa, y para que se ponga toda la humanidad posible en las decisiones y acciones que se tomen desde la alta dirección.

¿Cómo nos gustará ser recordados? Es la pregunta que nos deberíamos hacer todos los líderes que impulsamos hoy el propósito de nuestras organizaciones, para que la respuesta sea precisamente, una respuesta única, impecable, extraordinaria. Una respuesta que haga sentir y decir al entorno al que servimos y al talento que necesitamos, que “somos marcas, organizaciones y líderes verdaderamente irresistibles.”