En este artículo, de nuevo ponernos el valor del talento por encima de la tecnología. No olvidemos que una transformación no se trata de cambiar procesos o poner nuevas plataformas, si no de asegurar que las personas abrazan los nuevos cambios y se sienten acompañados en ello.

Puedes leerlo aquí.