Sin duda, COVID-19 nos ha dejado muchas lecturas de la vida, cada día que pasa veo una nueva.

Este fin de semana hemos disfrutado con mi familia la fase 3. Hemos ido de miniviaje de fin de semana al Matarraña, allí donde Teruel existe. ¡Qué preciosidad! Hemos paseado por caminos y pueblos donde ya habíamos estado, pero la mirada esta vez era distinta. Percibíamos las cosas con mucho mas detalle y sensibilidad, agradeciendo la oportunidad de estar de nuevo en la naturaleza, respirando olores, colores y formas que casi habíamos olvidado.

Cada fase nos va abriendo los ojos, un poco más.

Cada fase nos permite recuperar nuestros sentidos, un poco más.

Cada fase nos descubre de nuevo cosas que antes seguramente nos pasaban mas desapercibidas porque nos “habíamos acostumbrado”. Así es el ser humano.

Si nos vamos a nuestras organizaciones, la cosa no es mucho más distinta. Nos habíamos acostumbrado a una normalidad que de golpe y porrazo se desvaneció, como un castillo de naipes.

Pero ahora tenemos una gran oportunidad, la de acelerar esa transformación humanista que habíamos comenzado sutilmente, y que ahora se ha vuelto tan necesaria, una transformación que lleva implícita la necesidad de acelerar también nuestra sensibilidad., como en aquella película que recibió ese Oscar tan merecido de la Inglaterra del siglo XIX donde reinaba el dinero y la sociedad.

¿Y qué 5 claves son las que en esta nueva era post- covid, acelerarán nuestra sensibilidad??

    • Acelerar nuestra sensibilidad significará redescubrir de manera más auténtica a las personas con las que ya estábamos acostumbrados a relacionarnos en el día a día.
    • Acelerar nuestra sensibilidad significará dar oportunidades, si, en nuestra mano estará ahora apostar por mirar a las personas desde otro lugar, y ver lo que no habíamos sido capaces de ver antes en ellos, bien por que tal vez para algunos ya se habían convertido en una “comodity”, bien porque nuestras creencias nos habían hecho dejar de ver talento en ellas que seguramente ya guardaban en su interior.
    • Acelerar nuestra sensibilidad, significará darnos cuenta lo que las personas de verdad importan y aportan gracias al talento que tienen dentro. Darnos cuenta de que, sin ellas, sin el talento que son capaces de liberar, no saldremos ni de está, ni de la que estará por venir (por que vendrá) sea cuando sea.
    • Acelerar nuestra sensibilidad, significará también vulnerabilidad y humildad por que estaremos dispuestos a “abrirnos” un poco más para ver y sentir y reconocer que sin los demás, no somos tanto como podríamos pensar, que, sin ellos, no habríamos sido capaces de vivir las intensas MANPOWERGROUP – LEADING THE FUTURE OF WORK semanas vividas y que sin su entrega y su talento no seremos capaces de hacerlo tampoco las próximas.
    • Acelerar nuestra sensibilidad significará estar dispuestos a reconocer, una y mil veces, a ellos a cada uno de ellos, que sin ellos y el talento que quieran liberar con nosotros, no somos ni seremos nada.

En un mundo que realmente va tan rápido, precisamente por ello hemos de parar, parar para decidir si queremos ser los protagonistas de esta película, de nuestras nuevas organizaciones, las que me gusta llamar Organizaciones Nº5 y poner el SENTIDO y nuestra SENSIBILIDAD en cada conversación y en cada decisión. Parar para sentir, parar para mirar de una manera distinta, parar para descubrir toda la autenticidad del otro y la nuestra, parar para conversar y reparar cualquier relación que se haya deteriorado, parar para ver la oportunidad que tenemos de recuperar a las personas y a todo el talento que llevamos dentro.

Parar para darnos cuenta de que al igual que el pequeño aleteo de una mariposa puede generar un impacto inesperado, no olvidemos que aunque el mundo sea cada vez más robotizado y digital con las acciones del ser humano sucede exactamente lo mismo, por ello se necesita ser protagonistas de la película, se necesita más sentido y sensibilidad para redescubrir y apreciar lo que somos y lo que tenemos, solo así podremos liderar con éxito este nuevo viaje post covid que acabamos de comenzar.

¡Vayamos a por el OSCAR!