Durante estas ultimas semanas he compartido como aplicar los valores  de siempre, a nuestro liderazgo del día a día, basándonos, en algo tan de siempre como son las bienaventuranzas, para nuestro mundo de hoy. Lo he hecho por que creo que tengamos la fe que tengamos, de todas ellas podemos extraer aprendizajes necesarios para desenvolvernos con éxito en el mundo y en las organizaciones de hoy.

Todo lo compartido tiene mucho que ver con mirar hacia dentro de nosotros para ver como de bien o mal lo estamos haciendo para poder seguir progresando como personas y profesionales

Suelo decir que precisamente porque el mundo va tan rápido, hemos de parar, si parar al menos para conectar con uno mismo, y poder mirarnos algo más, poder  tomar las decisiones más acertadas en un contexto que lo pone cada vez más difícil.

Porque “mirarnos más”  y conectar con nosotros también hemos de hacerlo para poder impulsar cualquier transformación en las que estamos inmersos las organizaciones, ya que no podemos transformar nada si no vemos que hay de nosotros y que “reparaciones” internas hemos de hacer antes de salir a “reparar” a otros. En vocablos del entorno organizacional , tal vez lo llamaríamos “self leadership”; cómo liderarnos a nosotros mismos.

Me alegra ver que esta categoría forma ya parte del concepto general de liderazgo, y que ya no vemos tan raro comenzar por nosotros, que ser valientes para escuchar lo que no nos gusta, forma parte de crecer como líder para que sobre ello podamos ir modelando nuestra manera de estar en el mundo, incluyendo también esas reflexiones que te hacia respecto a los mensajes “corporativos” que podemos sacar de aquellas bienaventuranzas

Pero hoy quiero hablar de esto sobre otra perspectiva que desde mi punto de vista complementa y enriquece la anterior y que sin duda acelera el crecimiento de ese liderazgo “no escrito” y esa “accountability” que las organizaciones buscamos, de esas Organizaciones Nº5 , cuyas características explico en mi libro y que para mi son las que han de definir el nuevo futuro del empleo.

He tenido la oportunidad durante estos últimos años de aprender y vivir  mi crecimiento personal y profesional, basándome entre otros conocimientos, en la  Psicología Gestalt,  psicología humanista donde las haya. Por esta razón no quiero dejar de compartir mis aprendizajes y aplicaciones que podemos y hemos de hacer al  mundo del liderazgo, para seguir impulsando ese  “self leadership” tan necesario para impulsar nuestros equipos, colegas, entornos, y moverlos hacia donde necesitamos llegar.

Tres son los principios básicos de la psicología Gestalt, “presencia, consciencia y responsabilidad”, principios sobre los que se fundamenta cualquier evolución posterior. Estos principios conllevan algo importante: autenticidad, madurez y responsabilidad sobre los propios actos y decisiones.

Traducidos a nuestro lenguaje organizacional , seguramente los equipararíamos a: «awareness» en lugar de «presencia, foco», en lugar de conciencia  y accontability en lugar de responsabilidad,

Me alegra ver que podemos encontrar este encaje en las vertiginosos ritmos del mundo de las organizaciones de hoy, pero aun así hoy querría añadir algunas reflexiones del termino  consciencia o  “darse cuenta”  y «responsabilidad», que pueden sumar y enriquecer dichos  términos para ayudarnos así a liderarlos en nuestros entornos con mayor potencia y alcance.

 

-El Darse cuenta (selfawarenes focus) es poner atención  a “lo obvio”, a lo que salta a la vista en este momento en nuestras conversaciones con otros , con nuestros equipos, a lo que  esta sucediendo en ese momento durante la conversación, poniendo mayor consciencia de nuestros  gestos,  emociones, de nuestra  voz y en las del otro. Cuanto más  nos demos cuenta de nosotros mismos más aprenderemos de lo que evitamos o de lo que perseguimos.

-El darse cuenta nos ayuda a tomar mejor contacto con uno mismo, por tanto a tomar mejores maniobras, acciones. Preguntarnos ; qué estoy haciendo, qué siento, qué quiero, qué estoy evitando, que espero,  son 5 claves que nos lanzan a contar con nuestros propios recursos, tomar decisiones más honestas  para uno mismo, y sobre ello proyectar esta coherencia con otros.  En nuestro papel de líderes han de estar también este tipo de conversaciones, donde no preguntemos únicamente sobre los temas del Business, sino entender que precisamente  a través de estas cinco claves,  entenderemos mejor porque los temas del Business van de una u otra manera.

-El darse cuenta conlleva tener la habilidad y la oportunidad  de ver en los comportamientos de los  demás, qué necesidades están sin cubrir y no expresan tan fácilmente, `puesto que los seres humanos no podemos reprimir una necesidad, tal vez si sus exteriorizaciones más evidentes, por lo que esa represión se manifiesta siempre por otro lado  y de otra manera; bien en nuestros movimientos, en nuestra postura, en nuestra voz, en nuestra ausencia.. y todo ello cuenta.

-El “darse cuenta” de lo que es obvio en lo que vemos o percibimos  del otro y compartirlo de la misma manera con el, nos permite elevar su propia consciencia y aprendizaje, pues el líder de hoy requiere no tanto ayudar a que el otro aprenda solo a base de repetir nuestros “moralismos” muchas veces innecesarios ,sino a base de dejarle al otro descubrir por si mismo, a destapar esa consciencia.  De esta manera dejamos a parte dos tendencias que inevitablemente surgen entre las personas en las organizaciones : el “ acercadeismo”, donde se habla y se habla de las cosas sin jamar llegar a entenderlas o sentirlas de verdad, el “debeismo”, o moralismo, diciéndole a los adultos lo que “debería” o no deberían hacer .

-Potenciando este “darse cuenta” propio y de los demás, nos convertimos en “espejo de aumento”  para  uno  mismo y para nuestros equipos ayudando a entender con mas claridad nuestro estado e identificar las palancas que se pueden mover para provocar un cambio. Solo asi nos hacemos verdaderamente responsables- accountables- de lo que hacemos  o decidimos dejar de hacer, nos hacemos responsables de las decisiones o acciones que  nos “interrumpimos” o nos impedimos tomar por la razón que sea.  Esta accountability nos permite aumentar nuestra capacidad de solucionar problemas, y cada problema solventado aumenta nuestro autoapoyo y autoestima para logra solucionar el siguiente..” . En un mundo donde los desafíos se van a suceder cada vez mas rápido , la capacidad de solucionar problemas va a ser una de las competencias vitales, donde la curiosidad por aprender y la resilencia se convierten en aliados fundamentales. Por esto hoy mas que nunca necesitamos elevar esta Consciencia y responsabilidad, individual y colectiva, por que solo desde ahí lograremos impulsar la transformación de nuestras organizaciones empezando por la de nosotros mismos.

Como dice Fritz, fundador de la psicología Gestalt, todas las personas tenemos un % alto de ser neuróticos y  por esta razón en términos generales las personas  tenemos más capacidad para asociar cosas, situaciones, conceptos que en concentrarse y desde ahí vivenciarse a si mismo. Sin embargo, concentrándonos un poco más, teniendo un poco más de consciencia propia y ajena , parando algo más de lo que lo hacemos para tenerla, nos ayuda precisamente a comprender más, a no escapar tanto y estar “con nosotros” y facilitando así el  darnos cuenta cuando somos nosotros mismos o cuando no, cuando satisfacemos nuestras necesidades más vitales o cuando no, cuando estoy poniendo consciencia en el otro, viendo la realidad con un” espejo de aumento”  o “sobrevolando”, sin más.

En mi experiencia, personal y profesional, voy aprendiendo, de lo que leo o  de lo que me enseñan  en un nuevo curso, pero sobre todo, de lo que soy capaz de acoger de lo que el otro me dice y desde ahí  querer seguir mejorando mi liderazgo. Tengo la fortuna de tener equipos con una calidad humana extraordinaria, que me han retado y me retan cada día, pero sobre todo con un compromiso para impulsar nuestra organización de la mejor manera de la que somos capaces y esto ha conllevado y conlleva, parar para “darnos cuenta” como equipo,  y para “darme cuenta” como persona y como lider, por qué hago lo que hago, para que lo hago, que pretendo , que evito,  o que “sobrevuelo” sin poner la consciencia que hubiera sido necesaria .

El asumir la responsabilidad de   mirar con “espejos de aumento” a uno mismo y a otros , en definitiva el  principio de “darnos cuenta” de la psicología Gestalt, nos abre en definitiva   a nuevas capacidades y habilidades, a nuevas posibilidades, nos mantiene en el presente y nos ayuda a no perder lo más importante, a nosotros mismos y desde ahí no perder a los otros en este nuevo contexto de estos próximos años.

Corramos menos y miremos más, la formula infalible para  triunfar.