Mañana celebramos el día internacional de la mujer, y por esto este post quiero mostrar mi admiración y reconocimiento  a las mujeres que tiene la responsabilidad de liderarse a si mismas y liderar a otros, en cualquier organización y en cualquier sector.

Y quiero hacer mi reconocimiento, especialmente en este nuevo contexto que desde hace un año nos está tocando vivir, y que ha hecho que las fronteras entre la vida personal y profesional sea más liquidas que nunca, y donde tod@s, hemos tenido y seguimos teniendo la responsabilidad de dar lo mejor de nosotros en nuestra organización, trabajando desde nuestros hogares muchos de nosotr@s, atendiendo a lo que allí sucede mientras damos respuesta a lo que la organización espera. Gran equilibrio emocional.

Pero precisamente por  este contexto,  donde la vulnerabilidad esta más a flor de piel, y donde hemos de liderar en la distancia la mayoría del tiempo y hacerlo a través de “las pantallas”, no me quiero  solo quedar en reconocer el  papel de la mujer, que sin duda merece mi admiración y reconocimiento,  sino de algo para mi de mas alcance y calado, que es  el liderazgo con F.

El liderazgo con F es ser capaz de incluir e incorporar en el liderazgo, independientemente del género, una serie de conocimientos  y habilidades que nos permitan liderar con verdadero virtuosismo a las personas de nuestras organizaciones y fuera de ellas.  Liderar con virtuosismo es para mi esa capacidad de liderar en la “distancia corta”, de manera virtual, pasando del control y presentismo  a la confianza en el team, para lograr ese performance que necesitamos liberando el talento de las personas que trabajan con cada uno de nosotros en todo el ecosistema de talento con el que nos relacionamos.   Es ser capaz de evidenciar comportamientos, mensajes, decisiones,  que hagan sentir a los demás, fortalecidos, confiados, ilusionados por el proyecto y el propósito que compartimos.

Y esto para mí solo es posible, si ejercemos este Liderazgo con F.

La pregunta es, ¿Cómo consigo liderar así.?

  • Consigo liderar así cuando como lider de mi entorno, da igual si llevo  o no equipos,  en mis expresiones, en mis decisiones y en mis  acciones, reflejo realmente que “el propósito de mi organización me  importa”.
  • Consigo liderar así cuando importa poco quien es el que se lleva la medalla por lo logrado, sino que lo que me importa es desaparecer y servir a los demás y a mis equipos y colegas en aquello que necesiten para un fin común  para dar lo mejor de ellos.
  • Consigo liderar así, cuando me hago vulnerable, cuando no tengo todo claro todo el tiempo, sino que sin perder de vista la orientación a los resultados, se pedir, decir no se, mostrar mis miedos y minecesidad de ser ayudado.
  • Consigo liderar así cuando tengo la capacidad de ver a largo plazo y también a muy corto, preocupándome de dar respuesta no solo a las grandes hazañas sino también a aquellas que se ven menos pero hacen sentir al otro, digno, apreciado y respetado.
  • Consigo liderar así, cuando me preocupo de comprender las necesidades que hay en cada una de las personas que lidero, y procuro darles respuesta.
  • Consigo liderar así ,cuando muestro empatía, cuando escucho de verdad, sin prisas, viendo en esta escucha una oportunidad de crecimiento de cada persona, y del proyecto que llevamos juntos dando oportunidades de crecimiento y liderazgo, no por el genero sino por el ouput que la persona entrega.
  • Consigo liderar así, cuando me olvido que el EGO , me juega malas pasadas, y decido dejarlo lejos, para acercarme  a los demás, con esa humildad que me permite conectar, emocionarme, construir sobre las fortalezas de todos y no solo las mías.
  • Consigo liderar así, cuando mi  mirada es apreciativa, sin juicio, porque se que el que tengo  en frente tiene algo que explicar aunque yo a priori no lo comprenda.
  • Consigo liderar así, cuando la determinación que demuestro , la agilidad en la toma de decisiones de la que soy capaz y, la capacidad de visión estratégica, combinan con mi capacidad para preocuparme por las personas y de su contexto  y desde ahí avanzar con ese equilibrio entre firmeza y sensibilidad.
  • Consigo liderar así, cuando me preocupo de generar vínculos con las personas con las que necesito impulsar un proyecto común,  por que se que el TODO es mas grande que una ambición profesional aislada.

Liderar en femenino  significa seguir impulsando como competencia clave esa learnabiity, curiosidad y capaz de aprender nuevas competencias, da igual tu género, significa seguir impulsando  también competencias criticas como las compartidas en el último estudio, “What women want”  que ha lanzado la organización que tengo el orgullo de representar; colaboración, creatividad, comunicación y curiosidad . y en definitiva, significa  saber elegir de todo la sopa de letras, la letra F e identificar, cuales son aquellas habilidades y competencias que han sido mas evidentes tal vez en la manera de ejercer el liderazgo desde la mujer, pero que sin duda, no son de ella.

Significa tener una valentía que no tiene género, la valentía de combinar las habilidades de todos, las llamadas hard con las soft, y hacer de todas ellas algo único, necesario, replicable y común para todas las personas que tienen el compromiso de liderar un cambio, un equipo, una organización y las sociedad en su conjunto.

En un contexto actual, donde el desajuste de talento esta llegando a limites insospechados, necesitamos impulsar una cultura diversa e inclusiva, donde el desarrollo de las llamadas  tradicionalmente competencias “soft”, sean la palanca de cambio, de un hombre y de una mujer.

En mi experiencia de más de 25 años en el mundo del talento, he tenido la fortuna de tener como  líderes, a  hombres y mujeres, y todos ellos con un talento demostrado,  pero sin duda lo que más he aprendido y me ha permitido evolucionar , es tener de referencia a personas que han liderado con el ejemplo, que han vivido el propósito y lo siguen haciendo cada día, que han tenido la capacidad de ver a largo y de liderar a corto, con exigencia, sensibilidad, respeto, humildad y coraje. Estas personas, han vivido y liderado desde la autenticidad mas absoluta, poniendo por delante el propósito como guía, y el deseo mas firme de hacer de la unidad de todos un único equipo.

Mi reconocimiento hoy por tanto  a todas esas mujeres, que se han liderado a si mismas y han sabido liderar a otros con estos rasgos de liderazgo con F  que mencionaba anteriormente, pero sobre todo, mi reconocimiento a tod@s, hombres  y mujeres que tras esta pandemia, han sido lo suficientemente valientes para destacar de toda esa sopa de letras, la letra  más importante, a probar a liderar con F, con esas competencias que pueden ayudar a hacer de este contexto cada vez más vulnerable, un contexto al mismo tiempo, saludable y sostenible.

A todos ell@s toda mi admiración e impulso para seguir siendo cada vez más los que lideremos con F,  de FEMENINO, pero también  de, Fortaleza, de Fe por un Futuro diverso, enriquecedor y valiente.

 

¡Gracias.!