Liderazgo “Coco”

Liderazgo “Coco”


Hace unos pocos días, tuvimos todos la oportunidad de escuchar la nueva certificación que ha recibido uno de los múltiples restaurantes de nuestro país, para poder garantizar que su local está libre de peligro, libre de contagio de algo tan poco deseado como es COVID-19.

Es curioso como ser ahora un restaurante TOP, no será tanto tener una, dos o tres estrellas Michelin, sino que pasa sin duda por tener antes una nueva certificación que asegure nuestra salud en primer lugar. Gran acierto.

He querido llevar esta “nueva normalidad” a las organizaciones de hoy y a las que aspiramos a ser Organizaciones Nº5 y os cuento por qué.

Durante estos últimos años, las empresas hemos aspirado a ser mejores organizaciones y ser reconocidas externamente por ello, algo que ha sido un gran avance, sin duda. De esta manera, hemos trabajado y focalizado nuestros esfuerzos en mejorar nuestros procesos internos, nuestra eficacia organizativa, nuestra relación con el medio ambiente, o nuestras iniciativas dirigidas a mejorar el ciclo de talento de nuestra organización.

Todo ello promovido en parte por la creciente necesidad, año tras año, de ser empresas atractivas para trabajar, empresas “irresistibles” para el talento que necesitábamos, el que teníamos y el que estaba por llegar. Qué duda cabe que todo ello nos ha ayudado y nos sigue ayudando a retarnos cada día como líderes y como organizaciones para seguir mejorando en nuestros “qués” y en nuestros “cómos” que hemos sacado sino todo lo que hemos aprendido detrás. Un aprendizaje que nos ha de servir ahora para decidir, qué queremos mantener, que queremos soltar, y que queremos incorporar para pasar así , como en el cole al “siguiente nivel”, también en nuestro liderazgo organizacional.

En definitiva, es momento de parar y sentir, como en su día hizo Coco Chanel, qué ingredientes queremos elegir en esta nueva etapa para ser fieles a nuestro propósito, personal y organizacional, y contribuir con nuestra elección, valiente, al alcance de este independientemente de la incertidumbre y complejidad que nos rodee. Es momento por tanto de aprender a coger o soltar; “Flor de naranjo” o “madera de sándalo”… un comportamiento u otro, una virtud u otra, una decisión u otra…

Soltar y elegir, soltar y elegir qué comportamientos, decisiones, valores, actitudes o virtudes queremos que nos distingan en esta nueva etapa. Y probar, como Coco Chanel, hizo, una, ¡dos o cinco veces! las necesarias para asegurar que elegimos los mejores ingredientes, teniendo como referencia la huella que querremos dejar en esta nueva era post-COVID. Estas serán en definitiva las organizaciones Nº5, aquellas que sean capaces de seleccionar cuidadosamente los mejores, aquellos que verdaderamente la distingan para hacer una fragancia única, palanca de la transformación cultural, digital y humanista que tenemos que liderar en los próximos meses.

¿Te atreves?