¿Estamos Preparados para ser Irresistibles?

¿Estamos Preparados para ser Irresistibles?

Como solemos decir, la vida es lo que sucede mientras tu diseñas tus planes. Y así ha sucedido.

El mundo nos ha cambiado de arriba abajo, en nuestro plano personal y profesional, nos creíamos infalibles, y hemos visto que no es verdad. De nuevo un himno a la “humildad”.

En este nuevo contexto, donde desgraciadamente subirá nuestra tasa de desempleo como sucedió tras nuestra última crisis del 2008, como organizaciones, tal vez caigamos en la falsa creencia de pensar que trabajar el employer branding para ser y seguir siendo una compañía admirada en nuestras respectivas industrias, dejará de ser una prioridad. Craso error. Nuestra marca, es y seguirá siendo un “catalizador de afectos”, y por ello tenemos la responsabilidad y por qué no, una nueva oportunidad para hacer de nuestra marca el mejor catalizador de afectos posible para seguir siendo una marca irresistible. Quiero haceros un par de reflexiones del por qué.

En primer lugar, la necesidad de seguir encontrando el talento que necesitamos, y especialmente en este contexto de reestructuración y recuperación, va a ser más importante si cabe, y no nos confundamos pensando que tener alta tasa de desempleo, equivale a tener una alta tasa de talento disponible. Gran paradoja. No hace falta deciros que el mundo cambia y seguirá cambiando vertiginosamente, y nuevas “pandemias” de otra índole, y no necesariamente sanitarias, llegarán sin duda y nos sorprenderán de nuevo. Y en cada uno de esos contextos, como nos sucederá ahora, habremos de revisar cual es el talento que más necesitamos, cuáles son las habilidades, conocimientos, y sobre todo actitudes y valores que necesitamos reforzar especialmente en cada momento, y además hacerlo de manera rápida, porque si algo ha venido también para quedarse, es el concepto de agilidad e inmediatez. Y por este motivo, con total seguridad, aunque con menos intensidad que hacer unos meses, deberemos ir al mercado, navegar en él de la mejor manera para buscar y encontrar nuevo talento, el talento que necesitamos y no otro.

En segundo lugar, pensemos que ser una compañía preferida trabajar, una empresa imán del talento, una empresa irresistible, una empresa top, también implica pensar en el corto y en el largo plazo, implica darse cuenta, que lo que hoy vamos a sembrar y la huella que vamos a dejar como organización en todas las decisiones y acciones que emprendamos no en el “que” sino en el “cómo” lo vamos a hacer, es lo que nos definirá hoy y también a futuro.

Seremos por tanto compañías atractivas, no aquellas que hayamos hecho “muchas cosas “este tiempo sino aquellas que verdaderamente hayamos dejado la mejor huella posible en estos momentos, aquellas que nos hayamos diferenciado todo este tiempo por el “cómo” y no sólo por el “que”.

Y en ese “cómo”, nos distinguiremos si hemos sido lo suficientemente valientes para ser el pepito grillo de nuestras organizaciones, atreviéndonos a ser influencers de nuestros CEOS para que se revisen valores y virtudes ya absolutamente fundamentales en esta nueva etapa, y para que se ponga toda la humanidad posible en las decisiones y acciones que se tomen desde la alta dirección.

¿Cómo nos gustará ser recordados? Es la pregunta que nos deberíamos hacer todos los líderes que impulsamos hoy el propósito de nuestras organizaciones, para que la respuesta sea precisamente, una respuesta única, impecable, extraordinaria. Una respuesta que haga sentir y decir al entorno al que servimos y al talento que necesitamos, que “somos marcas, organizaciones y líderes verdaderamente irresistibles.”